Buscar este blog

martes, 28 de febrero de 2017

Asamblea del 15 Febrero 2017, en la Parroquia de Nuestra Señora de la Guía

Crónica de la Asamblea del 15 Febrero
 En la Parroquia de Nuestra Señora de la Guía



El pasado día 15 febrero celebró el Foro “Curas de Madrid” su tercera asamblea de este curso. Queríamos haberlo hecho en el Seminario de Madrid, pero al negarnos esa posibilidad su actual rector, Jesús Vidal Chamorro, nos reunimos en la parroquia de Nuestra Señora de la Guía, en la que Jorge de Dompablo, miembro del Foro, hace labores de párroco, aunque el obispado, oscuro misterio, únicamente le tiene asignado a la misma con el cargo de administrador parroquial.

La Asamblea contó con veintiún asistentes, cifra que se mantiene dentro de lo que viene siendo la medida en los últimos tres o cuatro años.

El encargado de preparar y dirigir la oración inicial fui, en esta ocasión, yo mismo. Escuchamos tres pasajes evangélicos, seguido cada uno de ellos por la entonación de un canto en el que de algún modo resonaba un mensaje similar al que transmitía el texto bíblico: Sed perfectos como nuestro padre celestial es perfecto. No pasemos indiferentes ante quien se encuentra tirado en el camino. Que nuestros templos sean lugares donde en lugar de las rúbricas litúrgicas, las leyes y las condenas morales imperen la alabanza a Dios, la libertad y la acogida. Una breve reflexión/oración en común, el rezo del Padre Nuestro y el canto de un breve estribillo pusieron término a este primer momento de nuestro orden del día.

Eubilio (Bily) Rodríguez, a continuación, presentó el tema sobre el que habíamos acordado reflexionar en esta ocasión: la parroquia. Todos sabemos que es una de las instituciones más antiguas que existen en nuestra Iglesia. Su origen está vinculado al progresivo crecimiento del número de cristianos, que a partir del siglo cuarto adquiere un ritmo y un tamaño enorme. Tiene, pues, a sus espaldas una larga y compleja historia. A día de hoy su estatus jurídico está regulado por el Código de 1983, que fue promulgado con la idea de articular armónicamente las enseñanzas eclesiológicas contenidas en los documento del Concilio Vaticano II.

Sobre lo que nos planteamos reflexionar puede ser resumido en tres interrogantes:  (seguir leyendo) Pulsar en Más información