Buscar este blog

miércoles, 11 de octubre de 2017

Momento del proceso en Catalunya. Por Jaume Botey






      Esta Asamblea se centró en reflexionar sobre un tema de máxima actualidad: la actual situación sociopolítica de Cataluña. Hemos pedido que nos hable del asunto y nos de pistas para interpretarlo a Jaume Botey.

Escucharle y poder dialogar fue muy interesante.

Su intervención 
MOMENTO ACTUAL DEL PROCESO EN CATALUNYA. 


- Desinformación y la mentira continua de los medios


1. Justificación y dificultad del tema. 

El peso en nuestras vidas de lo “no demostrable”. 
Los análisis de la realidad basados exclusivamente en la economía, sociología o la lucha de clases no explican la totalidad de lo que ocurre. Hay dimensiones fundamentales de nuestras vidas que no se guían por la lógica de la razón sino por “razones” no demostrables, y que las consideramos como certezas, la fe, la vocación, el amor de pareja, el amor del campesino a su tierra, los cátaros dando su vida por una causa, etc.
Parto pues del presupuesto de la importancia que tiene lo no-demostrable en la vida individual y colectiva, que está entre el “logos” (razón) y el “mythos” (búsqueda de sentido). El “nacionalismo” es uno de estos elementos, ni sola razón ni sólo emoción….
Es falso asociar nacionalismo a exclusión. El nacionalismo debe ser suficientemente “abierto” para acoger a otros sin perder la identidad y suficientemente “cerrado” para mantenerla sin ser excluyente. El discernimiento de dónde están el opresor y el oprimido, la relación entre mayoría y minoría,  ayudará a comprender que éstas invoquen argumentos nacionalistas para resistir movilizando emociones que no necesariamente provienen de la arrogancia o el orgullo
Este es el caso del proceso que vive hoy la sociedad catalana, aparecido como un resorte de algo que estaba oculto. 
La historia
En Catalunya este sentimiento hunde sus raíces en una cultura secular, configurada por instituciones milenarias políticas, económicas, jurídicas, estructuras de gobierno, arte y lengua propia que se expresó en la Edad Media, entre otros, con autores de referencia universal como Ausiàs March o Ramon Llull, y que ha pervivido. 
En el siglo XVII resistió al Conde Duque de Olivares en la Guerra dels Segadors, en el XVIII a la Nueva Planta de Felipe V, en el XIX al muy liberal general Espartero que afirmaba que “Barcelona hay que bombardearla al menos una vez cada cincuenta años”, y así lo hizo en 1842. 

Pero el sólo hecho de plantearlo provoca siempre una polémica que tiene mucho que ver con la divergencia de los proyectos nacionales que perviven en las estructuras del poder, en el Estado y en Catalunya. 

La pérdida de Cuba (1898), los conflictos con Marruecos (semana trágica) sumen a España en una profunda crisis. Catalunya intenta trasladar el impuso modernizador que está viviendo (modernismo, mancomiunitat..) al conjunto de España, pero la estructura caciquil del estado y sus élites  -el terrateniente, el ejército, la iglesia -“entre una España que muere y otra España que bosteza” según Machado- no estaban por la labor. Su modelo fue siempre el de un jacobinismo centralista rural y militar, alternando épocas de pura represión contra los nacionalismos periféricos (dictadura de Primo de Rivera, el bienio negro, la guerra y el franquismo) con otras de “conllevancia”, al decir de Ortega como la Mancomunitat, los primeros años de la República y en concreto con la aprobación del Estatut de1931. Incluso las actitudes de intelectuales, como la del mismo Ortega, en relación con Catalunya acostumbraron a ser ásperas, desde la displicencia o altivez. 

La transición abrió la oportunidad de un nuevo marco democrático. Pero no se pudo o no se supo aprovechar.
La constitución se redactó bajo la estricta mirada de los militares que en el artículo 2 impusieron la declaración de la “indisoluble unidad” de España. La constitución era una puerta que podía abrir diferentes interpretaciones. Con el 23F y la LOAPA se impuso  pronto la interpretación recentralizadora. Ahí estaban los poderes fácticos del ejército, la jerarquía de después de Tarancón, y el nuevo poder del PSOE. Más adelante la FAES reafirma el modelo centralista de Estado que Aznar en sus dos mandatos intenta llevar a cabo: laminación de las autonomías, combate por la homogeneización cultural y lingüística y el gran Madrid como pulmón y corazón de la nueva España. De ahí la T-4, la red radial del AVE, la oposición al eje del Mediterráneo, etc.

SEGUIR LEYENDO

jueves, 5 de octubre de 2017



Preocupados por la actual situación política de España, el próximo miércoles, día 11 de Octubre, celebraremos nuestra primera Asamblea del curso 2017-2018
 que está echando a andar. 



ASAMBLEA del día 11 de Octubre de 2017
En los nuevos locales de la
Fundación Hogar del Empleado (Fuhem)
en el Colegio Santa Cristina




ORDEN DEL DÍA


10:00 Saludo (Jorge de Dompablo)
10:15 Oración (Billy Rodríguez Aguado)
10:30 Presentación Jaume Botey, el ponente,  (Jesús López Sotillo)

10:45 Ponencia de Jaume Botey: Una aproximación a la actual situación sociopolítica de Cataluña y algunas ideas para su interpretación.

11:30 Descanso/café allí mismo
12:00 Diálogo con el ponente. (Coordina el diálogo Jesús L. Sotillo)
13: 00 Asuntos varios 


  • El Calendario del Foro para el curso 2017/2018.
  • Un asunto pendiente y urgente: La renovación de la Comisión Permanente





COMO LLEGAR


Dirección: Avenida de Portugal 79 (Posterior). 28011 Madrid

 La entrada es por la Plaza de la Puerta del Ángel, por una pequeña puerta junto a la Cervecería-Restaurante Parador de Bayona, ver icono y foto)

Metro: Línea 6, Estación Puerta del Ángel. Salida a Plaza de Santa Cristina. 

Luego subir por el Paseo de Extremadura hasta la Iglesia de Sta. Cristina, girar a la derecha y seguir hasta la Plaza de la Puerta del Ángel.   (Ver mapa)